Resultado de imagen de pedro sanchez

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, ha cargado con dureza contra el líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, a quien le acusa de "romper unilateralmente" las negociaciones para su investidura al haber promovido una "consulta trucada" a los inscritos de su partido para decidir sobre la conformación de un gobierno de coalición o cooperación.

 

Sánchez ha calificado de "mascarada" la estrategia de Iglesias para "justificar su 'no' por segunda vez" a su investidura después de que Sánchez ofreciera a Iglesias la incorporación de ministros 'técnicos' de Podemos al Gobierno. Una oferta que ya no se mantiene en pie.

Sánchez se ha expresado así en la cadena SER a una semana del pleno de investidura, que comenzará el 22 de julio, para el que todavía no tiene los apoyos garantizados.

"Estoy sorprendido, algo frustrado por lo que ocurrió el pasado viernes, cuando conocí una consulta que, a todas luces, supone la ruptura de Iglesias con el PSOE". Con estas palabras ha comenzado Sánchez una entrevista cargada de acusaciones al líder de Unidas Podemos, al asegurar que fue él quien "dio por rotas" esas negociaciones al convocar una consulta que no incluye su última propuesta y que "no se movió de su posición maximalista" durante estos meses de negociaciones.

Sánchez ha explicado que, durante la conversación telefónica que ambos líderes mantuvieron el jueves por la tarde, hizo a Iglesias una nueva propuesta: "Le ofrecí por primera vez la incorporación de determinadas personas de Unidas Podemos con cualificación al Consejo de Ministros". "Por primera vez en la historia de la democracia se hace una oferta así a un partido que ha retrocedido a cuarta fuerza política en escaños", ha incidido.

Por eso, ha calificado de "absolutamente falsa" la pregunta que incluye la consulta de Podemos porque no incluye esta oferta de ministros 'técnicos'. La consulta incluye tan sólo una pregunta: "¿Cómo deben votar las diputadas y los diputados de Podemos en las sesiones de investidura de la XIII Legislatura?". Y solo hay dos posibles respuestas: si "para hacer presidente" a Sánchez hay que acordar un gobierno de coalición "sin vetos" o si "basta la propuesta del PSOE" de un gobierno monocolor con "colaboración en niveles administrativos subordinados al Gobierno y un acuerdo programático".

Pero Sánchez ya no mantiene ninguna de las propuestas hechas hasta la fecha: ni ministros de Podemos, ni la incorporación de independientes, ni un acuerdo programático ni puestos en la Administración. "Soy adulto, sé entender los mensajes, no hace falta que me lo digan dos veces: el viernes escuché a Iglesias calificar esta propuesta de idiotez y promover una consulta donde no estaba recogida ninguna de estas propuestas salvo la primera", en referencia a un gobierno de cooperación.

"Hablamos claramente de una ruptura unilateral por parte de Iglesias respecto a esa negociación. Estamos en una mascarada bien grande de Iglesias para justificar su 'no' a mi investidura por segunda vez", ha apostillado.

Así, ha expuesto que tras calificar su propuesta de "idiotez" y de no incluirla en la consulta anunciada el viernes, "ese día decayeron todas las ofertas del PSOE a Unidas Podemos". "Yo ya no estoy en ese escenario, sino a la espera de ver qué hará el señor Iglesias", ha añadido, criticando que pueda votar 'no' sumando su voto al de la "ultraderecha" para evitar que España tenga un "gobierno progresista".

Sánchez ha vuelto a justificar a su negativa a ceder por completo a las exigencias de Pablo Iglesias. Para la formación morada, su líder debería estar representado en el futuro Gobierno y, aunque fuentes socialistas apuntaron a que uno de los escollos de la última ronda de consultas con Iglesias fue que éste exigió una vicepresidencia a Sánchez, algo que no ha confirmado durante la entrevista.

Sí ha criticado que Iglesias "plantea un gobierno de coalición donde impone los nombres de quienes entran en el Consejo de ministros". "La primera y última responsabilidad del presidente es conformar su equipo de gobierno. No me gustan los vetos -el viernes el Gobierno rechazó que hubiera "vetos" a ningún miembro de Unidas Podemos" pero tampoco acepto las imposiciones", ha añadido, insistiendo una vez más: "A mí me pueden proponer nombres pero no me pueden imponer nombres".

Sánchez ha asegurado que "una investidura fallida nos lleva a una situación de bloqueo" porque no hay una alternativa para conformar un Gobierno. En ese caso, "mi candidatura decae en el mes de julio porque después de una investidura fallida yo ya no soy candidato sino que es el rey quien, tras un periodo de consultas, tiene que proponer un nuevo candidato".

Ha pedido por ello al resto de partidos que asuman su "responsabilidad", especialmente a PP y Ciudadanos, para que no haya un "bloqueo". A la pregunta de si contempla la abstención de ERC y JxCat, Sánchez se ha limitado a decir que le parecía "curioso, contradictorio y paradójico" que PP y Cs voten que 'no' a su investidura y partidos independentistas voten a favor.

Ha insistido, de nuevo, en que no quiere que la investidura "dependa" de los partidos soberanistas y ha recalcado que contempla la posibilidad de que haya que volver a aplicar el artículo 155 en Cataluña -ha asegurado que no es su intención- en caso de que el Govern vuelva a hacer "desafíos" al Estado.

canarias tribuna banner 3 4 2019

Servicios jurídicos y asesoramiento náutico. Despacho de abogados en Bilbao, Gran Via 19