El Gabinete Literario estrenó hoy la renovación del parqué de marquetería de más de cien años de su fabuloso Salón Dorado, una obra que junto a la restauración de uno de sus característicos torreones cuenta con una financiación de 190.000 euros del Cabildo, que no ha dudado en implicarse en la recuperación de este edificio dada su gran trascendencia para Gran Canaria, subrayó el presidente insular, Antonio Morales.

Este inmueble, con una silueta acompañada de palmeras siempre admirada por la ciudadanía, ha adquirido en los últimos años relevancia nacional y hasta internacional por haber sido el escenario de películas como Palmeras en la Nieve, con Adriana Ugarte, Aliados con Brad Pitt y Marion Cotillard, y Dawn a dark hall con Uma Thurman.

Sin embargo, es emblamático desde mucho antes, tanto que personajes como Unamuno, Saint Saenz, Caruso o Miguel Fleta, así como Benlliure, Ramón y Cajal o Canalejas, y también los grandes artistas e intelectuales canarios, desde Tomás Morales a Alonso Quesada a los contemporáneos Juan Hidalgo o el gran Alfredo Kraus, han pasado por este salón que ahora ya está listo para otro siglo de acontecimientos.

Fue allá por 1915 cuando la sociedad Gabinete Literario logró su deseo de contar con un gran salón que fue adjudicado por casi 50.000 pesetas a Ramón Prats, que emprendió un trabajo de decoración que se extendió hasta febrero de 1916.

Francia fue la cuna del parqué desde el siglo XVII con su mayor exponente en los de Versalles, que casi da nombre al espacio del Gabinete Literario, que finalmente estrenó suelo del taller de ebanistería de Barcelona Queraltó, Torrens y Batús.