Las dos Coreas se dan la mano en los Juegos Olímpicos de Invierno

Información
Publicado; 09 Febrero 2018 A las; 18:54

La hermana de Kim Jing-un, Kim Yo-jong, saluda el presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, en la ceremonia de inauguración de los Juegos Olímpicos de Pyeongchang 2018

La hermana del líder norcoreano Kim Jong-un, Kim Yo-jong, y el presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, han escenificado con un simbólico saludo en el Estadio Olímpico de Pyeongchang el acercamiento entre ambas Coreas, dos países que técnicamente siguen en guerra pero que este viernes han desfilado bajo una misma bandera en los Juegos Olímpicos de Invierno, un hecho inédito en doce años que culmina los gestos de los últimos meses para rebajar la tensión en la península.

La presencia en la delegación norcoreana de Kim Yo-jong, que ocupa el cargo de vicedirectora del Departamento de Propaganda y Agitación del Partido de los Trabajadores y es considerada una figura de peso en el hermético régimen, muy cercana al líder, indica la relevancia del gesto, al ser el primer miembro de la familia Kim, la dinastía que rige los destinos de Corea del Norte desde hace siete décadas, que viaja a Corea del Sur.

Con todo, ella no es quien encabeza la comitiva de alto nivel enviada por Kim Jong-un a los Juegos, un papel que recae en el presidente de la Asamblea del Pueblo de Corea del Norte, Kim Yong-nam, que ejerce la jefatura del Estado, aunque el poder efectivo corresponda al líder supremo. En cualquier caso, es el dirigente norcoreano de mayor rango que ha pisado el territorio surcoreano desde la división de la península en 1945, en las postrimerías de la Segunda Guerra Mundial.

Tanto Kim Yong-nam como Kim Yo-jong han sido ubicados en el palco de autoridades del Estadio Olímpico de Pyeongchang, justo detrás del presidente surcoreano y su esposa. Desde allí han podido contemplar como los equipos olímpicos de ambos países han desfilado juntos, bajo una misma bandera con la península coreana en azul sobre un fondo blanco, en medio de una sonora ovación de los 35.000 espectadores que abarrotan el recinto.