Trump, sobre algunos inmigrantes indocumentados en EE.UU.: "No son personas, son animales"

Información
Publicado; 17 Mayo 2018 A las; 13:37

El presidente de EE.UU., Donald Trump, habla durante una reunión sobre las 'ciudades santuario' para inmigrantes

Donald Trump ha calificado de "animales" a parte de los inmigrantes sin papeles que llegan a Estados Unidos. Lo ha hecho durante una reunión en la Casa Blanca con líderes locales que se opone a las normas que, desde enero, protegen a inmigrantes indocumentados en las llamadas ciudades santuario en California. Estas leyes, según ha asegurado el presidente estadounidense, son "inconstitucionales y letales" porque esas personas son violentas.

“Tenemos gente que llega al país, o intenta llegar. Nosotros estamos deteniendo a muchos de ellos", aseguró Trump en esa reunión en la Sala del Gabinete, y a renglón seguido añadió: "No creeríais lo mala que es esa gente. No son personas, son animales, y estamos sacándolos del país a un ritmo que nunca se había visto antes".

Esas declaraciones fueron grabadas por varios medios de comunicación presentes en la sala, como la cadena de televisión C-SPAN, especializada en la cobertura del Capitolio y la Casa Blanca, que ha reproducido ese fragmento en su cuenta de Twitter.

Califica de "vergüenza" la actuación de las ciudades santuario

En ese encuentro, Trump tachó "vergüenza" las políticas de las alrededor de 200 ciudades, condados y otras jurisdicciones del país llamadas santuario, ya que no destinan recursos a perseguir a inmigrantes y se niegan a informar a las autoridades federales del estatus migratorio de las personas detenidas.

Arremetió en particular contra la ley estatal que el pasado 1 de enero ha convertido California en un estado santuario de inmigrantes, lo que limita la colaboración de las autoridades locales con las agencias federales migratorias.

Según el presidente, esa ley "ha espoleado una rebelión" en varias localidades que no están de acuerdo con ella y que la han llevado a los tribunales.

Trump criticó especialmente a la alcaldesa de la localidad californiana de Oakland, Libby Schaaf, que en febrero pasado avisó a la comunidad indocumentada de que las autoridades migratorias iban a emprender detenciones en la ciudad, una operación que terminó con el arresto de unos 200 inmigrantes indocumentados.