Resultado de imagen de fernando josa hotel

El grupo Marylanza ha hecho una renovación en el Hotel Atlantic Mirage, ¿ha sido un reto?

Por un lado, hemos apostado por un destino que mucha gente lo daba por perdido, como es el Puerto de la Cruz. Hay muchos hoteles que se han ido renovando en la zona pero parecía que se había tirado la toalla en este municipio y que el cliente no quiere ir a la zona y por eso se bajan los precios. He tenido la suerte de poder trabajar durante ocho años en el Puerto y yo he visto el pesimismo y los propietarios de Marylanza creyeron en el Puerto de la Cruz. Si al cliente le das lo que quiere, va a ir. Hay muchos tipo de turistas y cada uno elige el lugar donde quiere hospedarse durante sus vacaciones. Muchas personas están interesadas en quedarse en el Puerto de la Cruz por sus características, como puede ser un clima más tranquilo y no tan soleado. Nuestra teoría era que este municipio sí gusta pero que no había una oferta de calidad que se pudiera elegir. Así, se ha vuelto a redescubrir el Puerto de la Cruz gracias a nuestro hotel.

Al final esta renovación ha supuesto un esfuerzo financiero.

Los hoteles no veían un retorno de la inversión y nosotros si creemos que ha sido una buena decisión. Los frutos se ven a largo plazo pero estamos viendo que cuando a los turistas se les da calidad, apuestan por venir a nuestro hotel.

La calidad de la que habla proviene de dos vertientes. Por un lado, el comportamiento del personal y a la vez unas grandes instalaciones.

De eso se trata. En Atlantic Mirage lo hemos conseguido con creces. El enfoque del buen servicio y la amabilidad son muy importantes y siempre tenemos buenas referencias en ambos hoteles. Estamos bien posicionados en Internet porque sienten que el personal les da un buen servicio y se sienten a gusto trabajando.

¿Qué servicios se dan en Atlantic Mirage?

Damos los servicios que dan todos los hoteles pero con un plus añadido. Por ejemplo, todas las habitaciones tienen vistas al mar. La decoración acompaña y esto hace que la estancia sea perfecta. Tenemos un buffet espectacular y la calidad de la comida es impresionante. También hay un menú degustación en el restaurante para que el cliente pueda tener una experiencia diferente. La joya de nuestro hotel es la terraza en la azotea, ha quedado muy bonita y hay unas grandes vistas. No hemos inventado nada pero es perfecto para tomar algo y escuchar música.

El Puerto de la Cruz tiene una parte de turismo interior y peninsular. ¿El Atlantic Mirage se plantea ser un hotel que englobe a las tres vertientes del turista?

De hecho ya lo hacemos. Tenemos muchos clientes residentes que vienen fines de semana. Hay una respuesta muy positiva y nos valoran muy bien. Los clientes siempre nos dicen que han pasado grandes experiencias y que el hotel es mucho mejor de lo que esperaban. La empresa es canaria y esto hace que nos sintamos muy orgullosos de poder competir en el mundo turístico y dar la talla.

En cualquier caso, el Atlatic se está convirtiendo en un hotel emblemático, junto al Botánico del Puerto de la Cruz.

Estamos tratando de dar un toque de calidad superior a lo habitual. Hay muchos hoteles con Spa, por ejemplo, pero el nuestro tiene unas instalaciones y un servicio de calidad. Para hacerlo, nos guiamos del que teníamos en el Marylanza Hotel, y el resultado ha sido mejor.

El Marylanza Hotel, además de ese gran Spa que nombra, también tiene un espacio deportivo. ¿Es importante este para ustedes?

En el caso del Marylanza Hotel, el centro deportivo es fundamental. Tiene un área de fitness y monitores que son impresionantes, además del Spa. Como centro deportivo y de bienestar es algo espectacular que no es normal encontrar en cualquier otro hotel. En el Atlatic tenemos un gimnasio dimensionado al espacio que tiene este hotel pero está pensado también para el cliente externo. No se pueden comparar ambas instalaciones pero es verdad que los dos gustan muchos y es lo que hacen que el Atlantic Mirage sea diferente. El Puerto de la Cruz tiene un encanto y unas especificidades y estamos satisfechos de estar aquí. Hay que tener en cuenta que el turismo que encontramos en la zona es distinto y nos adecuamos a las necesidades que tiene el cliente.

Usted hablaba de la terraza que tiene el Hotel Atlantic Mirage, ¿cómo es Vértigo? ¿Se desarrollan actividades para el residente?

Vértigo está abierta al público. Estamos viendo las diferentes reacciones tanto del cliente como del residente, para saber cuál es el mercado y qué es lo que debemos hacer en esta terraza. Vértigo es un acierto y está siendo disfrutada por turistas y residentes.

En la inauguración del hotel del Puerto de la Cruz hubo una cantidad importante de políticos que respaldan esta apuesta por el municipio. ¿Están satisfechos desde las administraciones?

Mucho. Nosotros lo vemos positivo y hubo un poder de atracción fuerte en la inauguración. Hacía mucho tiempo que no se vivía algo así en el Puerto de la Cruz por lo que había una expectación y al final los portuenses y los propios hoteleros están contentos de que se haya apostado por el municipio. Esperamos que esto sea un impulso y que muchos hoteleros se animen a reformar sus infraestructuras y que otros apuesten por este destino, para que así el Puerto de la Cruz vuelva a ser un referente turístico.

¿Para el Marylanza Hotel es importante el turismo de familia?

En el Marylanza damos la bienvenida a todos. Intentamos que todo el mundo pueda sentirse a gusto en el hotel. Hay unas características peculiares, como puede ser las habitaciones, que hacen que el cliente se sienta cómodo.

Sin embargo, el Hotel Atlantic Mirage apostó por ser un hotel Para Adultos. ¿Por qué?

Porque hemos creído que es un hotel para disfrutar de manera más individual o íntima. Es un hotel minimalista, en el que no hay muchas zonas comunes, y queremos que la proporción de superficie de hotel y el cliente sea la adecuada. Cuando íbamos haciendo el proyecto de la renovación, nos dimos cuenta de que el propio producto pedía ser Para Adultos.

DESTACADO: “Muchas personas están interesadas en quedarse en el Puerto de la Cruz por sus características, como puede ser un clima más tranquilo y no tan soleado”